14° FECHA. CHACARITA JUNIORS 4, CENTRAL CÓRDOBA (SE) 0. CONCEPTO Y SÍNTESIS


Campeonato de Primera B Nacional 2016-2017. 14° Fecha.

12 de noviembre de 2016. Estadio de Chacarita Juniors.
Chacarita Juniors 4, Central Córdoba de Santiago del Estero 0.

1.
Concepto.

Rápidamente, una afirmación: ha sido una virtud del Cuerpo Técnico la base del triunfo de Chacarita sobre Central Córdoba por 4 a 0. El motivo es suficiente y está desarrollado mediante un razonamiento sencillo, pues Gastón Coyette le sumó a su idea el valor de lo práctico. Pero, ¿qué es lo práctico? Sencillamente, una representación de algo posible y hoy a Chacarita, con lo posible, le alcanzó para ganar. Observemos lo siguiente, insistiendo con el concepto: en este momento la conversión del equipo (ha girado el método de juego) marca las bondades de la practicidad, como el del torneo anterior nos informó de las cualidades de lo óptimo.
Entonces, tanto lo óptimo (que ahora no es factible) como lo práctico (que sí sucede) le han servido a Chacarita para triunfar, sin modificar su esencia. La realidad nos ha demostrado que para reconstruir el camino virtuoso que repita el rendimiento pasado, es una imposición comenzar por lo posible. Hoy el equipo fue lo que puede y constituyó un segundo tiempo soberbio, detrás de un doble pivote (MelladoRivero) que lideró el centro del campo.

Feo
El primer tiempo fue crítico. La imagen volvió a ofrecer una rutina desgastante: un equipo prolijo (Central Córdoba), decidiendo dónde interrumpir la salida del adversario de forma escalonada y con sumo orden, pero guardando detrás de la máscara posicional el dato de jugar tan lejos de su arquero como de Pedro Fernández. ¿Chacarita? Veamos la respuesta de la siguiente manera. Un equipo que prioriza el uso del balón puede cometer errores, pero ninguno será tan trascendente como el de equivocar el destino de la pelota. Las pérdidas generaron un problema táctico y el espacio de la cancha donde se jugó el partido, una pequeña crisis de origen estratégico. Sería así: cuando se destina gran parte de la posesión del balón a la transición desde el fondo hacia la mitad de la cancha, se modifica el eje del equipo, que se traslada del mediocampo a la defensa. Y eso es, lógicamente, un error condicionante.

Rivero
Sobre Diego, lo más importante para comentar es su soberbia interpretación del juego. Es esa primera parte confusa, ocupó todos los relevos en el retroceso defensivo, que terminaron dándole alivio a sus centrales y dispuso de la pelota con el argumento de su sabiduría: toque corto en los lugares de alto tránsito, pase lateral para distender la presión del rival, juego rápido y frontal para saltar líneas, movimientos sobre la banda derecha y como medio centro luego (habrá que rememorar que Rivero jugó un torneo brillante en Primera División al lado de Ariel Rosada en el centro del campo), hasta lo culminante de la jugada previa al primer gol.
Recuperó volviendo en tres cuartos de cancha, sobre la derecha del ataque, y observó a Salinas, otra vez, entre los centrales rivales (curiosa y extraordinaria virtud). El centro fue tan preciso que Rodrigo tuvo tiempo de acomodarse (entendamos que los jugadores de gran porte físico necesitan algunas milésimas de segundos más que los otros para alinear el eje del cuerpo), ganar el espacio y, finalmente, cabecear al gol.

Un dato: los grandes cabeceadores se manifiestan mediante dos elementos: el salto (Salinas es largo y tiene facilidades) y el movimiento del cuello. Pues, bien, Rodrigo lo giró con presteza para convertir un gol sobre el final de la primera parte, el cual cambió el destino final de juego.
Otro dato: Diego Rivero tiene 35 años y hoy, en la cancha, la temperatura osciló los 33/34 grados. Vaya si es un ejemplo.

Rodríguez
Definitivamente, Jonathan Rodríguez fue un valor agregado decisivo para el partido. Ingresó como segundo punta, cuando ya el equipo jugó 4-4-2 (Menéndez, Rivero, Mellado, Oroz, quizá un formidable ejemplo de practicidad) y confirmó, acaso, varios de sus atributos. El primero consiste en lo apropiado de su formación, porque Rodríguez simplifica todo, jugando a un toque cuando está de espaldas, sumando el campo visual que posee para buscar a sus compañeros y para sacar de posición a los centrales, con el objetivo de generar espacios. También usa su potencia física, y copió con éxito a Salinas cuando fue a buscar entre el Calviño y Mieres una pelota que no era suya y convirtió de cabeza por encima del arquero.
Después, un breve compendio de su agresividad (tiene un gusto saludable por el juego vertical) y de su generosidad, pues tras un pase de consistencia quirúrgica de Oroz que lo enfrentó a Calviño, decidió dejarlo vació con el arco de frente a Salinas para que convierta, mediante un pase lateral.

La idea
Es sorprendente, pero, en la segunda parte, Chacarita comprimió a sus volantes contra su zaga y atacó siempre por detrás de los confundidos mediocampistas santiagueños, generando una cantidad considerable de oportunidades. El ejemplo es el otro gol de Rodriguez, luego de una asistencia oblicua de Mellado desde la banda izquierda. Jonathan aguantó a Diego López con su cuerpo y tomó a Calviño caminando hacia adelante cuando definió cruzado.
Claro, cualquier análisis dirá que el primer gol, sobre el final del primer tiempo, y el segundo, en la apertura de la etapa final, derrumbaron emocionalmente a Central Córdoba y que Chacarita fue irregular y sinuoso en los primeros 45 minutos, cuando finalizó ganando el parcial sin siquiera merecerlo. Todo esto parece correcto. Pero lo que no se puede obviar es la comprensión de la realidad que le pertenece al Cuerpo Técnico. A ver, ¿se deja de lado una idea al buscarle variantes? No, de ninguna manera. Es más, la practicidad es la virtud más preponderante de cualquier idea de juego. Ahora, una idea ¿tiene una sola manera de expresarse? No. Desde lo futbolístico, entonces, el custionamiento sería preguntarnos si los diferentes problemas que presenta el juego se pueden resolver de una sola manera.
Chacarita contestó que no. Por eso ganó 4 a 0.

Daniel Mancini.  

2.
Síntesis.

Chacarita Juniors. 1. Pedro Fernández; 4. Juan Cruz González, 2. Brian Cucco, 6. Germán Re, 3. Julio Zuñiga; 7. Nahuel Menéndez, 5. Miguel Mellado, 8. Diego Rivero (capitán, 71´, 14. Daniel Ibañez); 10. Nicolás Oroz, 9. Rodrigo Salinas (77´, Juan Ignacio Álvarez Morinigo), 11. Leandro Barrera (45´, 18. Jonathan Rodríguez). Suplentes. 12. Facundo Ferrero, 13. Nahuel Tríbulo, 16. Matías González, 17. Maximiliano Casa.

a.
Cuerpo Técnico del Club Atlético Chacarita Juniors. Director Técnico. Walter Coyette. Ayudante de campo. Patricio Pisano. Preparador físico. Emanuel Sánchez. Entrenador de arqueros. Marcelo Salgueiro. Jefe Médico. Doctor Enrique Oscar Iglesias. Colaboradores. Doctor Diego Eyharchet, Doctor Rodrigo Alonso. Kinesiólogo. Aníbal Parsanese. Auxiliar de Kinesiología. Diego Manso. Masajista. Johnattan Pace. Utileros. Antonio, Algañaraz, Mario Batista, Carlos Buede. Departamento de Fútbol. Raúl Escalante. Operativo. Oscar Vázquez. Administrativo. Aníbal Vargas.

Central Códoba (SE). 1. Lucas Calviño; 4. Diego López, 2. Gabriel Fernández, 6. Rodrigo Mieres, 3. Adrián Argachá; 7. Leonardo Sequeira (62´, 18. Pablo Vilchez), 5. Silvio Iubalé (57´, 17. Israel Coll), 8. Hernán Lamberti, 11. Leandro Becerra; 10. Martín Minadevino (55´, 16. Juan Aguirre), 9. Osvaldo Miranda. DT: Marcelo Fuentes. 

Árbitro. Nicolás Lamolina. Asistente 1: Mariano Altavista. Asistente 2: Juan Manuel Vázquez. Cuarto árbitro: Cristian Suárez.

Goles.
45´ y 55, Rodrigo Salinas (CHJ); 48´ y 71´, Jonathan Rodríguez (CHJ).

Amonestados.
19´, Brian Cucco (CHJ); 29´, Hernán Lamberti (CCSE); 41´, Miguel Mellado (CHJ); 61´, Juan Cruz González (CHJ); 62´, Leonarsdo Sequeira (CCSE); Julio Zuñiga (CHJ); 68´, Gabriel Fernández (CCSE).

Incidencias.
64´, expulsado Hernán Lamberti (CCSE).

3. 
Próximo partido.
Campeonato de Primera B Nacional 2016-2017.
15° Fecha. Sábado 19 de noviembre. 17.05 horas
Boca Unidos (corrientes), Chacarita Juniors.

Nota.
El partido será transmitido por la señal DirecTV.

Imagen.
Mara García.

X