16° FECHA. CHACARITA JUNIORS 1, INDEPENDIENTE RIVADAVIA 0. CONCEPTO Y SÍNTESIS


Campeonato de Primera B Nacional 2016-2017. 16° Fecha.
Martes 22 de noviembre de 2016. Estadio de Chacarita Juniors.
Chacarita Juniors 1, Independiente Rivadavia 0.

1.
Concepto
.


Sugerentes son la variedad de temas positivos que quedaron alrededor de la victoria de Chacarita ante Independiente Rivadavia por 1 a 0. Acaso, el más importante de ellos sea la nueva activación del exuberante eje del torneo anterior, constituido mediante la sociedad entre Germán Re y Diego Rivero. Ahí, en el primer pase para subir el balón del fondo al centro del campo (de Re a Diego) o en el retroceso defensivo programado, que simula una coreografía ensayada y precisa protagonizada por ambos, está instalado uno de los puntos más saludables de la victoria, ya que la reconstrucción de ese vínculo informa el funcionamiento de una de las pequeñas sociedades más cargada de beneficios para el equipo.

Adelante
Veamos el juego a través de distintos detalles. El sobresaliente ha sido la autoridad con la cual Chacarita dominó el aspecto futbolístico, junto a un punto poco observado, el cual consiste en la supremacía intelectual sobre el adversario. Seamos concretos: superar al rival en el rubro intelectual significa llevarlo a jugar en el sector del campo que más nos conviene y obligarlo, luego, a refugiarse en el espacio que le sea suficientemente incómodo. Pero esto sólo se consigue con una conducta general comprometida con el partido, simétrica en el esfuerzo, plena de colectividad. Aquí, entonces, surgió otro atributo del equipo, basado en su comportamiento como tal a la hora de imponerse sobre el equipo mendocino.
Consulta, ¿implica lo anterior que no hubo errores? No, sería esta una advertencia poco valorable si se evitara desandar algunas debilidades, de las cuales ninguna tiene tanto valor como la frecuencia en las pérdidas y la imprecisión de los pasadores, aun en el juego corto. Pero, la ratificación del significado de lo colectivo, la aplicación de lo práctico y la astucia de dividir la pelota sobre la posición de los centrales adversarios (Vizcarra y Gómez Andrade) para empezar la cruzada de la presión sofocante en campo rival con la pelota en posesión ajena, estableció otra vez el traslado del editorial de juego hacia la mitad de la cancha

Dónde
Claro que se conserva la salida usando el piso, pero ahora se la ejecuta cuando el partido lo pide, no en forma regular y sistemática. En tanto, otra cuestión significante. ¿Es posible que Douglas Haig, Central Córdoba de Santiago del Estero e Independiente Rivadavia sean la expresión menor que se vio en San Martín? En la respuesta está la compresión de lo desarrollado anteriormente.
La recuperación de la memoria (quizá no total, todavía selectiva) como equipo (todo lo referido a la colectividad, a volver a convertir al centro del campo en el eje del juego, a la actitud superlativa), ayudó a la representación futbolística minúscula de estos equipos. Es decir que Chacarita, ejerciendo aquello de la autoridad comprendida como una virtud que surge de la conducta de todos sus jugadores, fue el motivo que determinó gran parte de la ineficacia de los visitantes.

También sería un rasgo de obstinación no reconocer que estas atribuciones, no fueron siquiera fugaces en otra trilogía de partidos (All Boys, Almagro, Boca Unidos, por caso), pero el encuentro con los mendocinos deja, definitivamente, sensaciones positivas luego de la posesión mayoritaria del balón, el daño que esto le generó a un rival por demás precavido, la actitud para jugar con y sin la pelota y, en especial, en un punto por demás gravitante: Chacarita volvió a correr más con la pelota en su poder que sin ella. Eso, tamben, significa dominio intelectual.

Oroz
Con Nicolás, vale un reiteración que, quizá, sea un ruego. Tiene todo para ser un crack. A tal punto que, a sus condiciones naturales, ya le agregó respuesta ante la adversidad. Sería así. Se equivocó con la pelota, por momentos en la zona de transición de la mitad del campo hacia el ataque y en otros, en el pase final. Pero lo notable de esto es que se permitió el error. Veamos, un jugador afectado por un momento errático puede buscar el pase corto o lateralizar para ganar seguridad y no asumir una gran responsabilidad hasta no corporizar nuevamente la confianza necesaria. Oroz, en cambio, desde la banda izquierda o por dentro como interno, se cansó de pedir la pelota y ofrecerse como receptor, sin importar algunas faltas reiteradas de precisión. 
Sí, por supuesto que siente el error y se le nota rápidamente en sus rasgos, pero al despliegue y a su actitud sólo le falta la compresión de que lo simple siempre es más útil que lo complejo. Esto es, tomar buenas decisiones para jugar a un toque o a dos, según lo pida la jugada, o comprender cuándo la salida debe ser vertical o lateral para poder ganar un tiempo. También hay que decirlo: cambia el perfil con un simple medio giro y, en el segundo tiempo, volvieron algunos suspiros cuando pisó la pelota, antes de lanzarse al ataque frontal, o al cambiar de banda con un pase hecho con tres dedos, tras divisar vació a Menéndez sobre la derecha.

Salinas
Es un breve manual de astucia y eficacia aplicada al juego. Soportó (siempre lo hace) la división de la pelota sobre su posición y por este motivo jugó mucho de espaldas al arco, guardando una refrencia singular: lo hace regularmente a un toque y siempre (mediante el juego aéreo o el uso del piso), el balón tiene como destino a un compañero. Cuando se pudo dar vuelta, volvió a convertir. Una transición muy rápida de Oroz, junto a Elías Alderete por izquierda, llevó a Nicolás al fondo de la cancha y al posterior cruce del balón al centro del área, donde Rodrigo hizo valer el atributo del tamaño de sus piernas y marcó con el pie izquierdo en alto, sobre el cierre incosistente de los centrales mendocinos. Otro muy buen partido de Rodrigo.

Nada más
Entonces, repasemos. Asoma la sociedad más altruista para el equipo (Re-Rivero), Rodrigo Salinas es un pivote consistente, mientras Mellado y ahora Oroz, toman riesgos, se permiten equivocarse a cambio de protagonizar el juego y, por supuesto, frecuentan los aciertos. Pero ninguno de estos motivos es tan prioritario como el valor colectivo, el carácter y la autoridad que surge de la imposición de una idea y, mediante ella, el permanente uso de la pelota.
Volviendo a Rivero (algo impreciso en la primera etapa, pero de formidable segundo tiempo), una definición que le corresponde a alguien que lo vio salir del campo en medio de esa ovación reiterada. Mientras Diego levantaba su mano derecha para retribuir la veneración popular, el personaje dijo: "es todo, pero todo, lo que necesitamos que sea un jugador formado en las inferiores del club"

Salud.

Daniel Mancini.

2.
Síntesis.

Chacarita Juniors. 1. Pedro Fernández; 4. Nahuel Menéndez, 2. Brian Cucco, 6. Germán Re, 3. Julio Zuñiga; 8. Diego Rivero (capitán, 89´, 16. Daniel Ibañez), 5. Miguel Mellado, 10. Nicolás Oroz; Maximiliano Casa (73´, 14. Juan Cruz González), 9. Rodrigo Salinas, 11. Elías Alderete (66´, 15. Juan Ignacio Álvarez Morinigo). Suplentes. 12. Facundo Ferrero, 13. Federico Rosso, 17. Leandro Barrera, 18. Jonathan Rodríguez.

a.
Cuerpo Técnico del Club Atlético Chacarita Juniors. Director Técnico. Walter Coyette. Ayudante de campo. Patricio Pisano. Preparador físico. Emanuel Sánchez. Entrenador de arqueros. Marcelo Salgueiro. Jefe Médico. Doctor Enrique Oscar Iglesias. Colaboradores. Doctor Diego Eyharchet, Doctor Rodrigo Alonso. Kinesiólogo. Aníbal Parsanese. Auxiliar de Kinesiología. Diego Manso. Masajista. Johnattan Pace. Utileros. Antonio, Algañaraz, Mario Batista, Carlos Buede. Departamento de Fútbol. Raúl Escalante. Operativo. Oscar Vázquez. Administrativo. Aníbal Vargas.

Independiente Rivadavia. 1. Cristian Aracena; 4. Alexis Vizcarra, 2. Yeimar Gómez Andrade, 6. Ariel Agüero, 3. Rodrigo Arciero; 10. Fausto Montero (78´, Mauro Cerutti), 8. Gastón González, 5. Franco Dolci, 7. Facundo Curuchet; 11. Hernán Encina (65´, 18. Adrián Fernández); 9. Emanuel Reinoso. DT: Martín Astudillo. Suplentes: 12. Rodrigo Lugo, 13. Julián Navas, 14. Nicolás Medina, 15. Luis Daher, 17. Ignacio Arañeta.

Árbitro. Pablo Díaz. Asistente 1. Martín Grassi. Asistente 2. José Savorani. Cuarto árbitro. Sebastián Ranciglio.

Gol.
46´, Rodrigo Salinas (CHJ).

Amonestados.
14´, Julio Zuñiga (CHJ); 22´, Brian Cucco (CHJ); 22´, Yeimar Gómez Andrade (IR).

3.
Próximo partido.

17° Fecha.  Lunes 28 de noviembre. 20.35 horas.
Ramón Santamarina-Chacarita Juniors.

Nota.
El partido será televisado por la señal DirecTV.

4.
Imágenes.

Ely Martínez.

[mk_gallery images="25313,25314,25315,25316,25317,25318,25319,25320,25321,25322" column="1" item_id="1479881592-583533784442e"]
X