18° FECHA. CHACARITA JUNIORS 3, FLANDRIA 2. CONCEPTO Y SÍNTESIS


Campeonato de Primera B Nacional 2016-2017. 18° Fecha.

Sábado 3 de diciembre de 2016. Estadio de Chacarita Juniors.
Chacarita Juniors 3, Flandria 2.

1.
Concepto.

Primero, una confesión: es muy complejo darle una forma coherente a semejante vértigo como el que se vivió en San Martín, en el trayecto del triunfo de Chacarita sobre Flandria por 3 a 2. Después, advertir que la figura volvió a ser Rivero y que Salinas, un ladero ahora recurrente de Diego entre los destacados, confirmó una percepción por demás amable, pues tiene en su cabeza (en forma simétrica), tanto el arco adversario como a sus compañeros, consecuencia inmediata de la capacidad para entender el valor del otro (la base de la colectividad) y, en especial, de comprender el juego.

Tiempo 1
El primer tiempo de Chacarita desde el centro del campo hacia atrás, recordará uno de los partidos más irregulares y sinuosos del equipo de Coyette. Sencillo: si los dos centrales juegan en línea, lejos del medio centro, y cuando uno sale a tomar al punta más adelantado del rival queda a más de diez metros de su pareja, se comienza a gestar un desequilibrio irreparable. Es evidente que Cucco y Re tuvieron jugaron un encuentro que no fue bueno, pero semejante calificación parte de algunos errores posicionales que derrumbaron en parte el sentido defensivo.
A ver, si el espacio fértil para el adversario que hay detrás de los laterales (Menéndez-Zuñiga), no cuenta con dos pivotes que crucen sus espaldas (Brian y Germán no salieron para corregir el frágil retroceso defensivo de sus marcadores de punta y quedaron lejos de Mellado), se fomenta tal desprotección frente a Pedro Fernández (el primer gol de Flandria es un ejemplo, porque Pedro da un rebote sobre su derecha, que ante la conversión de Fergonzi no tuvo custodia para interrumpirla), que esa situación atrae otra consecuencia perniciosa: el uso incorrecto del balón para subir desde el fondo al centro del campo. Conclusión: si perdemos el atributo de la posesión por las pérdidas, alguna incomodidad posicional y la lejanía entre el fondo y los volantes, es probable que el sistema de juego colapse.

Tiempo nuevo
Lo atractivo fue el rendimiento del equipo del centro del terreno hacia adelante. Velocidad en el eje Menéndez-Casa (buen partido de Maxi, incontenible por las dos bandas, profundo, vertical, aunque también hay que decir que lo perjudica la transformación de su rapidez en vértigo y se hace prioritario la mejora de sus decisiones), movilidad permanente y, claro, la inteligencia de Salinas para interpretar lo que sucedía.
Veamos, Flandria convirtió la cancha en un espacio minado de 30 metros, aproximadamente, en el cual cometió algunos errores de concepto groseros, como jugar con una defensa en línea que achicó hacia adelante, pero sin el apoyo de sus volantes.
Rodrigo entendió, entonces, cómo porceder, porque salió regularmente de la jugada retrocediendo cuando subía la pelota en los pies de Miguel o de Oroz, y luego, dando vuelta a Riveros con un giro intempestivo, quedó varias veeces de frenta al arco con el central colgado a sus espaldas. Así, Elías Alderete (estupenda definición aérea en el primer empate) y Zuñiga llegaron vacíos por los costados como producto de la capacidad solidaria de Salinas, quedando expuesto luego del control, tras el centro desde la derecha de Casa, y la definición frontal en el segundo empate, el momento sustantivo de Rodrigo (10 goles en 18 partidos, con un promedio de 0.55 tantos por partido).

Ocho
La segunda mitad tuvo un detalle sobresaliente: la capacidad infinita de Rivero. ¿Cómo se explica? Simple. El primer acierto de Coyette consistió en mandar a Diego al fondo para equilibrar la salida y darle espacio más adelante a Mellado. Rivero normalizó el partido y lo volcó para el lado de Chacarita. Jugó de área a área, protegió a los centrales, aseguró la salida de la pelota y volvió a asistir, previo a la conversión de la igualdad de Salinas , cuando cambió de banda, de izquierda a derecha, buscando con una precisión fantástica a Casa.
Más adelante, aunque tibio, apareció el talento y, también, el gesto combativo de Oroz para conducir a un equipo superior a su rival por infinidad de motivos. Hay que decirlo, un triunfo tan apretado tuvo a Chacarita protagonizando la totalidad del juego, pues se sufrió por errores propios y se ganó por cualidades genuinas. Es que el equipo fue protagonista hasta en los desaciertos.

DT
El segundo acierto del entrenador fue el ingreso de Jonathan Rodríguez. El motivo es otra confesión, porque con Rodríguez en la cancha se reforzó el juego de espaldas al arco, luego el aéreo y se especuló con lo que Coyette sabía: los problemas de Griffo para salir del arco.
Cuando Cucco saltó líneas desde el fondo, por la derecha, cruzando el remate que cayó atrás de Toranzo, el arquero de Flandria contempló la jugada de frente. Amagó a salir, se frenó y retrocedió brevemente, cometiendo un error conceptual y primario. El motivo descansa en que, cuando el arquero camina hacia atrás, no hace otra cosa que agrandar el espacio para la conversión del adversario. Rodríguez lo advirtió cuando acomodó el cuerpo para cabecear y definió el partido con un tanto fantástico.

Dos equipos. Quizá, Chacarita fue eso. Las flaquezas defensivas, la perdida de algunos rebotes, algo de incertidumbre general, por un lado, y el ataque sostenido, a veces furioso y vertical por el otro. Es verdad: el equipo pareció descompensado. Pero el aspecto más trascendente se observa en la actitud colectiva y en ese carácter indomáble para atacar siempre. De hecho, revirtió dos veces el resultado adverso. Dicho de una forma socarrona, pero comprensible: este equipo, aunque ande mal de pilchas, nunca pierde la pinta.
Es lógico, hay momentos en los cuales se impone la pausa, lateralizar o usar la pelota en sentido defensivo (aquello de tenerla no para atacar, sino para que no lo haga el rival), pero la idea es inalterable y su esencia, una bandera seductora.

Como negarlo, por historia y por paladar futbolero, con fervor sostendremos ese estandarte.

Daniel Mancini.

2.
Síntesis.

Chacarita Juniors. 1. Pedro Fernánez; 4. Nahuel Menéndez, 2. Brian Cucco, 6. Germán Re, 3. Julio Zuñiga (77´, 18. Jonathan Rodríguez); 8. Diego Rivero (capitán), 5. Miguel Mellado; 10. Nicolás Oroz; 7. Maximiliano Casa (85´, 14. Juan Cruz González), 9. Rodrigo Salinas, 11. Elías Alderete (65´, 17. Leandro Barrera). Suplentes. 12. Facundo Ferrero, 13. Gonzalo Pedrosa, 15. Juan Ignacio Álvarez Morinigo, 16. Daniel Ibañez.

a.
Cuerpo Técnico del Club Atlético Chacarita Juniors. Director Técnico. Walter Coyette. Ayudante de campo. Patricio Pisano. Preparador físico. Emanuel Sánchez. Entrenador de arqueros. Marcelo Salgueiro. Jefe Médico. Doctor Enrique Oscar Iglesias. Colaboradores. Doctor Diego Eyharchet, Doctor Rodrigo Alonso. Kinesiólogo. Aníbal Parsanese. Auxiliar de Kinesiología. Diego Manso. Masajista. Johnattan Pace. Utileros. Antonio, Algañaraz, Mario Batista, Carlos Buede. Departamento de Fútbol. Raúl Escalante. Operativo. Oscar Vázquez. Administrativo. Aníbal Vargas.

Flandria. 1. Leonardo Griffo; 4. Diego Sosa, 2. Gustavo Toranzo, 6. Williams Riveros, 3. Andrés Camacho; 11. Ramiro Fergonzi (53´, 17. Gastón Sánchez), 5. Alejandro Atuma, 7. Mauro Bellone, 8. Walter Ortíz; 10. Facundo Melivilo, 9. Pablo Bueno (33´, 18. Pedro Sosa). DT: Favio Orsi-Sergio Gómez. Suplentes. 12. Mauro Ruggiero, 13. Gabriel Díaz. 14. Lucas Vicente, 15. Martín Seri, 16. Alejandro González.

Árbitro. Alejandro Castro. Asistente 1: Maximiliano Del Yesso. Asistente 2: Nicolás Rosaminer. Cuarto árbitro: Rodrigo Sabini.

Goles.
3´, 11. Ramiro Fergonzi (F); 9´, 11. Elías Alderete (CHJ); 10´, 10. Facundo Melivilo (F); 14´, 9. Rodrigo Salinas (CHJ);  79´, 18. Jonathan Rodríguez (CHJ).

Amonestados.
54´, 3. Andrés Camacho (F); 61´, 6. Williams Riveros (F); 73´, 10. Facundo Melivilo (F); 83´, 2. Gustavo Toranzo (F); 69´, 5. Miguel Mellado (CHJ).

3. 
Próximo partido.
19° Fecha. Sábado 10 de diciembre. 17.05 horas
Condición: visitante.
Juventud Unida (Gualeguaychú)-Chacarita Juniors.

Nota.
El partido será televisado por la señal TyC Sports.

Imagen.
Ely Martínez.

X