21° FECHA. GIMNASIA Y ESGRIMA (JUJUY) 0, CHACARITA JUNIORS 2. CONCEPTO, SINTESIS E IMÁGENES


Campeonato de Primera B Nacional 2016-2017. 21° Fecha.
Sábado 18 de diciembre de 2016. Estadio 23 de Agosto (Jujuy).
Gimnasia y Esgrima (jujuy) 0, Chacarita Juniors 2.

1.
Concepto.

¿Cómo prescindir de la subjetividad, luego de un triunfo como el de Chacarita en Jujuy por 2 a 0? ¿Cuál será, en todo caso, el valor de lo objetivo? Lo cierto es que no hay respuesta desde el raciocinio detrás de la emoción, de ese episodio final que convirtió el grito sagrado en una imagen épica, con Salinas usando el mástil del banderín del córner para elevar la camiseta al infinito como un tributo, rodeado de sus compañeros (¡vaya gráfica de la colectividad!), expresando el momento crucial del triunfo.
Veremos, entonces, hasta donde lo emocional no tritura al concepto.

En dos
Dividiendo en dos un análisis breve, el primero de ellos refiere a lo puntual, a lo sucedido dentro del campo de juego, ahí donde Chacarita, después de aquel primer tiempo virtuoso en Tucumán, se pareció como nunca al equipo del torneo anterior. Sirve enumerar: primero, con el ingreso de Federico Rosso, la defensa retomó su identidad, permitiendo, por ejemplo, que Re salga del fondo y vaya mano a mano cerca de la mitad de la cancha sobre alguno de los puntas adversarios para incomodarlos y no permitirles darse vuelta, o que el mismo Germán se sienta protegido para cruzar sobre la espalda de Paredes o de Juan Cruz González.
Segundo, la recuperación del uso de la pelota para hacer todo con ella, adoptando como medio de comunicación al piso: sacarla del fondo con precisión, usar el espacio a lo ancho, generar superioridad numérica rodeando al medio centro (Ibañez) con Oroz y Nahuel Ménendez como internos, más la posición de Juan Cruz y Paredes en las bandas para engordar el sector. Tercero, la virtud de lo práctico (la gran incorporación de esta parte del torneo), la cual permitió dividir cerca del área rival y comenzar la presión alta de los volantes de frente al arco jujeño. Cuarto, aunque sin muchos aciertos (tomemos este criterio para gran parte del primer tiempo), forzar el juego de ataque con la movilidad ensayada de mediocampistas y delanteros, jugando rápidamente por afuera.

Último tramo
Después de Los Andes, quedó en superficie lo preponderante que son el clima y sus consecuencias, más el desgaste emocional de un cierre de temporada, un combo regresivo que suele exasperar al futbolista. Prescindir del centro del campo y mimetizar a los volantes con el desplazamiento defensivo (todo esto observado en la segunda parte del juego) fue quizá, una decisión causada por el agobio del calor.
Oroz patrullando delante de Ibañez y Rodrigo Salinas en todos lados, más el juego vertical de Casa, la suficiencia de Juan Cruz (buen retorno) y el equilibrio que surge de Menéndez y su soildaridad, le dieron a Chacarita el dominio conceptual del encuentro. Entonces, aquí, como un axioma futbolero simple, volvió a encenderse aquello de que al partido lo domina quien obliga al rival a jugar de la manera y en el sector de la cancha que más le conviene 

Varios
Pedro Fernández ha tenido un año excepcional y lo expuso en Jujuy, agregando como virtud lo que se insinuaba como una carencia: la seguridad para ganar en el juego aéreo cruzado, eligiendo cuando salir para no exponerse innecesariamente y evitando los rebotes. Rosso transmitió tal seguridad defensiva que le permitió a Re evitar jugar en línea con su segundo central, salir del fondo y arriesgar en el anticipo defensivo y, finalmente, volver a comandar la provocación del fuera de juego para neutralizar, en esta oportunidad, el ataque vertical y grosero del equipo de Gamboa.
Veamos lo de Daniel Ibañez. En la manera de correr y de interpretar el control de la pelota, recuerda a notables volantes centrales de la década del setenta. Tiene salida frontal y lateral con el balón, un debido respeto por lo posicional (se lo observó cuando Re y Rosso fueron sobre los laterales en la salida y él, viendo que Gimnasia presionaba con dos jugadores, rápidamente se sumó en la puerta del área para ofrecerse como receptor, un hecho contemplado en los entrenamientos) y le gusta tanto jugar que parece ser contraproducente su enorme ansiedad. Es lógico, sabe y es visible, tiene despliegue, pero, para convertirse en un gran jugador (emprende ese camino), deberá observar situaciones con su perfil, con el aspecto emocional para equilibrar tanta combatividad, y comprender que querer al balón significa, también, desprenderse de él rápidamente cuando la jugada lo necesita. En Jujuy, fue uno de los mejores.
Nahuel Menéndez es el ejemplo más rutilante de la significancia de lo práctico aplicado al equipo. Juega donde lo necesita su entrenador y comenzó a sufrir un cambio positivo, pues ahora corre tanto con la pelota como lo hace, naturalmente, cuando no la tiene. Será prudente afirmar que es un estupendo caso de evolución futbolística y que eso también alimenta el secreto colectivo de Chacarita.
Resta concluir que también hubo errores. Y el más difundido de ellos consistió en las imprecisiones de los pasadores de mitad de cancha hacia adelante, en el primer tiempo, junto a las pérdidas de los balones divididos en algunos pasajes críticos, dos datos para recomponer, sobre todo el primero porque sin la correcta ejecución del pase, no hay posibilidades de que el equipo juegue con eficacia para que el sistema funcione.
Finalmente, sería un despropósito interpretar que en el primer gol, el central que cuidaba a Salinas le permitió que Rodrigo darse vuelta y convertir desde una posición oblicua. La comprensión es, exactamente, la contraria, debido a que Salinas tiene una virtud innata tanto para el anticipo ofensivo como para girar sobre su eje, apoyando con su espalda sobre el tronco del rival para medirlo, contenerlo y neutralizarlo. Por eso Sebastián Sánchez (el marcador en cuestión), reaccionó cuando la pelota superó a su arquero, viajando rumbo al segundo palo.
El último gol, dice lo mismo. Oroz con campo abierto, piensa y toma decisiones que lo valoran. Llevó la jugada por izquierda y, después de tantos rebotes, Rodrigo empujó el balón de cabeza y de frente al arco (estar de frente suena como una ligereza menor, pero es un detalle formidable), para sentenciar el partido.

Segundo análisis
Es el más valioso de todos y consiste en lo que ha sido Chacarita como equipo durante 2016. ¿Motivo de la certeza? CHACARITA TIENE UNA IDEA y, a través de ella, recuperó su identidad. Producto de sus jugadores (basta con reconocer al eje Re-Rivero-Pedro Fernández como símbolos) y del acierto de la Comisión Directiva anterior y de la actual, en la incorporación y posterior mantenimiento de Gastón Coyette y su Cuerpo Técnico (Patricio Pisano (AC)-Emanuel Sánchez (PF)-Marcelo Salgueiro (EA), reconociendo, también, lo prioritario del trabajo del Cuerpo Médico, de los kinesiólogos, los utileros, los operativos y los admnistrativos, como factores constantes para las virtudes).
Aquí está el atributo más próspero: devolverle a la gente la posibilidad de sentirse identificada con una manera de jugar, de expresarse y de decirles a los consumidores de un episodio de corte cultural como lo es el fútbol, que el camino tiene el mismo valor que el objetivo.

Es una vulgaridad discutir si salimos del fondo o jugamos largo sobre los centrales adversarios. Lo concreto es, y será renuente la reiteración, la idea. Tan vital que, por caso, le transfiere al equipo el infinito valor de lo colectivo y del uso preponderante de la pelota, casualmente los principios genéticos de los mejores equipos de la historia del club.
Se fue un año futbolísticamente extraordinario, porque la idea que tenemos es la que se proyecta con un sesgo de sabiduría desde nuestro mismísimo pasado.
Entonces, una vez más, deberemos coincidir en que si la idea nos representa, la idea es el camino.
Que tengamos un gran 2017.

Daniel Mancini.

2.
Síntesis.

Gimnasia y Esgrima (Jujuy). 1. Maximiliano Cavalotti, 4. Matías Molina, 2. Pablo Cortizo, 6. Sebastián Sánchez, 3. Luis Casarino; 11. Ramiro Maldonado, 8. Alejandro Frezzotti, 5. Nicolás Olmedo (capitán) (60´, 18. Gabriel Arce), 10. Maki Salces (67´, 17. Ulises Virreyra) ; 7. Milton Céliz, 9. Juan Arraya (55´, 14. Alejandro Noriega). DT. Fernando Gamboa. Suplentes. 12. Carlos De Giorgi, 13. Gonzalo Nazario, 15. Leonardo Ferreyra, 16. Rodrigo Morales.

Chacarita Juniors. 1. Pedro Fernánez (capitán); 4. Juan Cruz González (89´, 14. Gabriel Lazarte), 6. Germán Re. 2. Federico Rosso, 3. Maximiliano Paredes; 8. Nahuel Menéndez, 5. Daniel Ibañez; 10. Nicolás Oroz; 7. Maximiliano Casa (86´ 17. Leandro Barrera), 9. Rodrigo Salinas, 11. Elías Alderete (68´, 18. Matías González). Suplentes. 12. Facundo Ferrero, 13. Brian Cucco, 15. Juan Ignacio Álvarez Morinigo, 16. Agustín Módula.

a.
Cuerpo Técnico del Club Atlético Chacarita Juniors. Director Técnico. Walter Coyette. Ayudante de campo. Patricio Pisano. Preparador físico. Emanuel Sánchez. Entrenador de arqueros. Marcelo Salgueiro. Jefe Médico. Doctor Enrique Oscar Iglesias. Colaboradores. Doctor Diego Eyharchet, Doctor Rodrigo Alonso. Kinesiólogo. Aníbal Parsanese. Auxiliar de Kinesiología. Diego Manso. Masajista. Johnatan Pace. Utileros. Antonio Algañaraz, Mario Batista, Carlos Buede. Departamento de Fútbol. Raúl Escalante. Operativo. Oscar Vázquez. Administrativo. Aníbal Vargas.

Árbitro: Diego Ceballos. Asistente 1: Gustavo López. Asistente 2: Martín Alonso.

Goles.
29´ y 91´, 9. Rodrigo Salinas (CHJ)

Amonestados.
39´, 6. Germán Re (CHJ); 45´, 5. Daniel Ibañez (CHJ); 47´, 5. Nicolás Olmedo (GYE); 69´, 8. Alejandro Frezzotti (GYE); 91´, 9. Rodrigo Salinas (CHJ).

Nota.
Tras el triunfo frente a Gimnasia y Esgrima (Jujuy), Chacarita clasificó para jugar la Copa Argentina 2017.

3.
Próximo partido.
22° Fecha. Día y hora a confirmar.
Estadio de Chacarita Juniors.
Chacarita Juniors-Nueva Chicago.


Producción.

Lucas Mancini.

Imágenes.
Gentileza Patricia Robles (Prensa de Gimnasia y Esgrima de Jujuy).

[mk_gallery images="25890,25891,25892" column="1" item_id="1482105345-585722014caf6"]
X