31° FECHA. ATLÉTICO PARANÁ 1, CHACARITA JUNIORS 1. CONCEPTO Y SÍNTESIS


Campeonato de Primera B Nacional 2016-2017. 31° Fecha.

Sábado 6 de mayo de 2017.
Estadio Pedro Mutio (Atlético Paraná).

Atlético Paraná 1, Chacarita Juniors 1.

(PT: Atlético Paraná 0, Chacarita Juniors 0).

1.
Concepto.

El fútbol tiene infinidad de valoraciones que son abstractas, incompletas, poco gratificantes, las cuales abarcan, llenas de ansiedad, una complejidad conceptual que nunca arriba a definiciones precisas. Veamos un ejemplo: ¿qué significa jugar bien? Y, en contrario, ¿cómo advertimos que un equipo jugó mal?
Con la mira en generar un punto de contacto posible y comprobable, usaremos para este breve razonamiento un criterio inverso, es decir que sentaremos como certeza que Chacarita empató en uno con Atlético Paraná jugando un partido confuso, que, en la calificación final, permite interpretar que lo hizo mal, sin atenuantes que hayan alcanzado otra dimensión que la de pequeñas justificaciones, que no han tenido incidencia directa en el resultado.

El partido
El adversario fue, aún desde sus formas primitivas para usar la pelota, inteligente y utilitario  al imponer la marca uno contra uno hasta el fondo del campo, deteniéndose sólo en la misma puerta del área de Trípodi. Es decir que comprimió a Chacarita hacia atrás, no dejó libre a ningún recepetor, lo aisló y lo presionó en forma vertical, empujándolo irremediablemente contra su arco, sumando el uso de la banda derecha del ataque para trascender (atrás de Oroz y, delante de Lazarte), dibujando un comportamiento aceptable en la primera parte del juego y ejerciendo, vaya curiosidad, una superioridad concluyente sobre su rival (Atlético Paraná llegó al partido conviriendo 19 goles en el torneo, la misma cantidad de tantos que tiene Rodrigo Salinas).
El resto de aquel primer tiempo informó que el equipo de Coyette estuvo quieto, casi como una imprudencia algo reiterada en condición de visitante, largo y tan impreciso que compuso una de las imágenes más endebles del campeonato.

Es verdad que en el segundo tiempo, tras el formidable gol de Casa (recuperación en la banda derecha de Menéndez, salida con Mellado por el mismo lado, luego el fenomenal pase recto de Miguel para el goleador y después el enganche de Maxi y la definición oblicua y larga al segundo palo de Migliore quien, por achicar su palo izquierdo, desprotegió el arco), Chacarita recuperó el balón y lo circuló con cierto criterio, recordando en cuotas el brillo alcanzado frente a Dálmine en San Martín.

Por qué
Bien, hasta aquí algunos datos desordenados de una noche difusa, menor. Pero, entonces, ¿cómo justificar el apelativo con el que se ha calificado el juego de Chacarita? Coyette compone junto a su Cuerpo Técnico y sus jugadores, el detalle cualitativo más importante que ha surgido futbolísticamente en el club en los últimos años. Es que ellos, con Gastón de pivote, nos dieron la posibilidad de incorporar una idea y devolverle a la gente esa sensación tan proclive al orgullo por la manera de interpretar el juego que ofrece el equipo.
Ciertamente, que parece no perder vigencia alguna desconsideración, más si se interpreta con argumentos estériles que lo único que importa es ganar, despreciando la manera de conseguirlo. Esto es, sin profundidad, la incorporación de una idea. La misma que, en partidos sin brillo, se respetó a ultranza durante todo el torneo.

Es comprensible que el talento colectivo necesite de orden y la inteligencia de vocación de servicio, pero no parece conveniente que se desfigure esa idea como lo hizo Chacarita en el primer tiempo. Aquí está, entonces, la justificación de por qué el equipo jugó mal. Simplemente, debido a que no respetó los lineamientos elementales de una idea virtuosa y necesaria, la cual naufragó rápidamente en Paraná.
La primera de las consecuencias, tras no respetar semejante editorial de juego, es la perdida de la seguridad individual, la cual se traslada con la velocidad de un rayo al equipo. Luego, esa falta de firmeza tiene traducciones: imprecisión al manejar el balón, estatismo, desconfianza para ejecutar una jugada y aplicar su concepto, desinterés en el juego corto, etc. Todo esto conduce a otro dato muy rico que ofreció el partido; Chacarita corrió más sin pelota que con ella. Pues bien, fue visible está conducta colectiva en el juego, al punto de trasladarle protagonismo a un adversario que no lo tiene por peso propio.

Uno
Es este un buen momento de Emanuel Trípodi y se observa en la actitud y el procedimiento de nuestro arquero. Guarda una gran confianza, demostrando que su cancha es toda el área, más una saludable compresión técnica para achicar el arco, la cual parte de la reacción de su tren inferior y de una cualidad que enlaza a los buenos arqueros del fútbol argentino: no darle al delantero la posibilidad de que lo encuentre caminando cuando achica en forma frontal u oblicua.
Emanuel se planta, tras acomodar al rival sobre el perfil que más le conviene y observa buenas decisiones para resolver conteniendo (sabe que, al retener la pelota, lo primero que el arquero le informa a sus defensores es que la jugada terminó) o despejando en forma lateral. Pero el atributo más notable de Trípodi es emocional: es ganador y tiene una notable personalidad.

Finalmente, toda una conclusión: Chacarita jugó mal. No por enfrentar al último, o creer que en el azar y otras comprensiones tan proclives a la fantasía. Simplemente, porque no respetó su idea. En todo caso, llevar a la práctica con éxito una manera tan eficaz de concebir el juego, debe ser la diferencia entre los buenos y los mejores.
Y nosotros estamos obligados a ser mejores.
Que suceda.

Daniel Mancini.

2.
Síntesis.

Atlético Paraná. 1. Pablo Migliore (c); 4. Leonardo Morales, 6. Diego Reynoso, 2. Federico Paulucci, 3. Ricardo Stechina; 8. Jonathan Belforte, 5. Gonzalo Cozzoni, 7. Mauro Pajón (65´, 17. Segio Chitero), 10. Alexis Ekkert (14´, 16. Sebastián Caballero), 11. Iván  Borghello (37´, 18. Felipe Cadenazzi), 9. Enzo Noir. DT: Ricardo Pancaldo. Suplentes. 12. Yair Bonín, 13. Alejandro Manchot, 14. Maximiliano Piris, 15. Pablo Lencioni.

Chacarita Junors. 1. Emanuel Trípodi; 4. Nahuel Menéndez, 6. Germán Re, 2. Federico Rosso, 3. Gabriel Lazarte; 8. Diego Rivero (capitán) (64´, 15. Daniel Ibañez), 5. Miguel Mellado, 10. Nicolás Oroz; 7. Maximiliano Casa (73´, 17. Elías Alderete), 9. Rodrigo Salinas, 11. Juan Álvarez Morinigo. Suplentes. 12. Lucas Álvarez, 13. Alan Robledo, 14. Juan Cruz González, 16. Matías Rodríguez, 18. Jonathan Rodríguez.

a.
Cuerpo Técnico del Club Atlético Chacarita Juniors. Director Técnico. Walter Coyette. Ayudante de campo. Patricio Pisano. Preparador físico. Emanuel Sánchez. Entrenador de arqueros. Marcelo Salgueiro. Jefe Médico. Doctor Enrique Oscar Iglesias. Colaboradores. Doctor Diego Eyharchet, Doctor Esteban Segal. Kinesiólogo. Aníbal Parsanese. Ayudante de Kinesiología. Diego Manso. Masajista: Johnattan Pace. Utileros. Antonio, Algañaraz, Mario Batista. Departamento de Fútbol. Raúl Escalante. Operativo. Oscar Vázquez. Administrativo. Aníbal Vargas.

Árbitro. Pablo Díaz. Asistente 1: Mariano Altavista. Asistente 2: Marcelo Bistocco. Cuarto árbitro: Yael Falcón Pérez.

Goles.
57´, 7. Maximiliano Casa (CHJ); 75´, 9. Enzo Noir (AP).

Amonestados.
21´, 2. Federico Paulucci (AP); 57´, 57. Maximiliano Casa (CHJ); 62´, 16. Sebastián Caballero (AP); 66´, 18. Felipe Cadenazzi (AP); 74´, 2. Federico Rosso (CHJ).

3.
Próximo partido.
32° Fecha. Miércoles 10 de mayo. 21.05 horas.
Chacarita Juniors-Brown de Adrogué.
Estadio de Chacarita Juniors.

Nota.
El partido será televisado por la señal DirecTV Sports.


Producción.

Lucas Mancini.

Imagen.
Matías Princ.

X