36° FECHA. CHACARITA JUNIORS 3, ALMAGRO 0. CONCEPTO Y SÍNTESIS

Campeonato de Primera B Nacional 2016-2017. 36° Fecha.
Viernes 2 de junio de 2017.
Estadio de Chacarita Juniors

Chacarita Juniors 3, Almagro 0.

(PT: Chacarita Juniors 1, Almagro 0).

1.
Concepto.
Imaginar qué significa jugar bien en el fútbol se ha transformado en una discusión épica, donde participan con escasa suerte hasta la psicología y la filosofía. Lo cierto es que, mediante la aceptación de qué jugar bien implica precisión y estética subordinados a la eficacia, sin el alarde inútil del abordaje científico, podemos concluir que Chacarita jugó un excelente partido frente Almagro, tras ganarle 3 a 0. En concreto: la demostración colectiva, es decir la que fue sostenida por el espíritu corporativo del equipo, es un ejemplo concluyente de aquello que se interpreta como jugar bien.

Revés
Es atractivo dar vuelta un proceso de razonamiento convencional para explicar una idea. Veamos, entonces, la posibilidad de comenzar por algunos intérpretes de alto vuelo. El ejemplo, entonces, será Agustín Módula. Como medio centro o volante interno, guarda las mismas características: una profunda aplicación para el orden posicional, más una simpleza extrema para usar el balón, dos hechos que tienen una consecuencia inmediata, pues siempre está ubicado detrás de la línea de la pelota y asume un criterio para jugar que no complica ni el pase ni el destino final de la pelota.

Hasta aquí, una breve descripción de Agustín, a la que suma una economía de movimientos (tiene tal concepto del espacio que puede desplazarse en forma horizontal o vertical con sólo tres o cuatro pasos para llegar a destino) que le permite ver siempre la cancha de frente (un valor formidable para un pivote del centro del campo) y así prescindir de las urgencias que suelen suceder al desorden. Conclusión: Modula le transfirió al equipo un orden de tal magnitud, que le ha permitido a Chacarita restituir la tranquilidad y el equilbrio de la mitad de la cancha hacia atrás, justo en los espacios en los cuales desbordaba de puntos críticos.

Los demás
Es redundante sostener que Mellado, protegido a lo ancho y en su espalda, tiene un despliegue acotado, pero rinde el doble. Y, aún más atrás de Miguel, Re y Rosso, con una patrulla tan expiditiva por delante, juegan liberados y con tiempo hasta para recordarnos otro axioma del juego: si bien la mitad de la cancha suele transferirle al fondo todos los errores de los volantes, cuando el centro del campo retrocede afinado como una orquesta sutil, la defensa reduce el espacio de trabajo y sólo se preocupa por el adversario, sin componer el papel estéril que le destina la ineficacia. Conclusión: Chacarita recuperó en tres partidos (All Boys-Ferro-Almagro) su mediocampo y con él, varios datos fundamentales. Ahora, en un partido de gran desarrollo, el equipo tuvo lugares de reposo (Módula-Oroz), mínimos espacios vacíos y con la pelota, produjo una expresión de un vuelo futbolístico con tal suficiencia que minimizó dramáticamente a Almagro.
Será este otro tema de compresión: la escasa envergadura colectiva y el golpe como recurso regular para cortar el juego en la mitad del campo no fue una elección del rival sino la única posibilidad que le permitió el equipo de Coyette. Chacarita fue el culpable de la versión por demás impotente y repetitiva de Almagro. Esa ha sido otra virtud sensible de una noche vital y feliz.

Goles
El gol de Módula, semejante zapatazo recto, tomado de aire desde fuera del área, contó con el asombro de Limousine, quien acompaño la caída del balón, el cual bajó con la decisión de una flecha contra su palo derecho, conformando un tanto fenomenal.
Lo de Coquito Rodríguez merece otro análisis, ya que jugó el mejor partido del torneo por dos motivos: su carácter y su actitud, más esa innegable capacidad para traccionar en espacios largos y vacíos, los que encontró en el segundo gol, una maravilla por la potencia para arrancar y la posterior carrera vertical que acumuló tres adversarios superados en el camino, junto el remate cruzado final, que encontró al arquero sobre su palo izquierdo, pero lejos de la línea del balón.
Por último, cuando Oroz (otro enorme partido de Nicolás, aun cuando junto a Módula se incrustó frente a los volantes de Almagro para entorpecerles la salida, porque, también, con la espalda cubierta, sólo pensó en la administración del balón y observó y decidió el juego hacia adelante o hacia los costados, según lo que necesitó la jugada) peleó y ganó una pelota que no era suya y dejó a Salinas de frente al arco, antes de que Rodrigo amagara, limpiara la acción y definiera a través de una conversión soberbia, la imagen del encuentro se corporizó mediante la faena notable y necesaria que produjo Chacarita, la cual tuvo, por ejemplo, 16 TOQUES PREVIOS AL TANTO DE SALINAS. Una joya para el recuerdo y un consistente placer para los sentidos.

Resto
Definamos qué nos queda. Se supone (y aquí surgirá otra idea para comprender qué significa jugar bien) que un equipo debería sumar una proporción de inteligencia, otro de orden y, claro, otro asociado a las libertades. Chacarita tuvo todo eso (habrá que advertir, por ejemplo, que porcentaje de recuperación del balón le corresponde a sus delanteros, un dato preponderante para comprender por qué funcionaron con semejante precisión la mitad de la cancha y el fondo) y, por sobre todo, corrió mucho más con la pelota que sin ella. Hay que sumar ese placer estético inapelable que genera hacer todo con el balón (atacar y defender), para celebrar la autoridad, la suficiencia y, en parte, esos rasgos de exhibición que tuvo el triunfo frente a Almagro.
Reflejos de tradición, acaso, cercanos a la mejor historia deportiva del club.

Daniel Mancini.

2.
Síntesis.

Chacarita Juniors. 1. Emanuel Trípodi; 4. Nahuel Menéndez, 6. Germán Re (capitán), 2. Federico Rosso, 3. Gabriel Lazarte; 8. Agustín Módula (65´, 15. Daniel Ibañez), 5. Miguel Mellado, 10. Nicolás Oroz; 11. Juan Álvarez Morinigo, 9. Rodrigo Salinas (76´, 18. Jonathan Rodríguez), 7. Joaquín Ibañez (25´, 16. Matías Rodriguez)Suplentes. 12. Lucas Álvarez, 13. Gonzalo Pedrosa, 14. Alan Robledo, 17. Elías Alderete.

b.
Cuerpo Técnico del Club Atlético Chacarita Juniors. Director Técnico. Walter Coyette. Ayudante de campo. Patricio Pisano. Preparador físico. Emanuel Sánchez. Entrenador de arqueros. Marcelo Salgueiro. Jefe Médico. Doctor Enrique Oscar Iglesias. Colaboradores. Doctor Diego Eyharchet, Doctor Esteban Segal. Kinesiólogo. Aníbal Parsanese. Ayudante de Kinesiología. Diego Manso. Masajista. Jonathan Pace. Utileros. Antonio, Algañaraz, Mario Batista. Departamento de Fútbol. Raúl Escalante. Administrativo. Aníbal Vargas.

Almagro. 1. Christan Limousine; 4. Nicolás Sansotre, 2. Nicolás Arrechea, 6. Matías Di Benedetto, 3. Abel Luciatti (capitán); 11. Nahuel Basualdo (80´, 16. Matías Morales), 5. Franco Quiroz, 7. Pablo Vergara (55´, 17. Nicolás Ledesma), 8. Ezequiel Gallegos (59´, 15. Ariel Chávez); 10. Emanuel Barbosa, 9. Mateo Acosta. DT: José Jiménez. Suplentes. 12. Bruno Centeno, 13. Adrián Iglesias, 14. Federico Sardella, 18. Nicolás Oviedo.

Árbitro. Ignacio Lupani. Asistente 1: Martín Giampaolo. Asistente 2: Martín Saccone. Cuarto árbitro: Maximiliano Ramírez.

Goles.
7´, 8. Agustín Módula (CHJ); 54´, 16. Matías Rodríguez; 64´, 9. Rodrigo Salinas (CHJ).

Amonestados.
40´, 8. Agustín Módula (CHJ); 57´, 8. Ezequiel Gallegos (A); 69´, 3. Abel Luciatti (A); 70´, 5. Franco Quiroz (A); 75´, 17. Nicolás Ledesma (A).

3.
Próximo partido.
Campeonato de Primera B Nacional 2016/2017.
37° Fecha. Jueves 8 de junio. 21 horas.
Central Córdoba (Santiago del Estero-Chacarita Juniors.
Estadio de Central Córdoba.

Producción.
Lucas Mancini.

Imagen.
Ely Martínez.

X