5° FECHA. SPORTIVO ESTUDIANTES (SAN LUIS) 1, CHACARITA JUNIORS 1. CONCEPTO Y SÍNTESIS


Campeonato de Primera B Nacional 2016-2017. 5° Fecha.
Sportivo Estudiantes (San Luis) 1, Chacarita Juniors 1.

1.
Concepto.

Entre tantas conclusiones que ha dejado el empate en uno entre Chacarita y Estudiantes de San Luis, una de ellas comprende una dualidad: ¿qué se debe analizar?, ¿la irregularidad del funcionamiento o lo difícil que es ganarle a Chacarita? Aunque parezcan cuestiones paralelas, existe una empatía en las dos apreciaciones.
En todo caso, ¿qué significa observar el funcionamiento como un hecho inusual? El ejemplo es Rodrigo Salinas, acaso uno de las figuras del partido. Certero mediante su porte físico en el juego aéreo, comprendió lo crítico del desarrollo y descargó a un toque (en el piso y en el aire), eligiendo correctamente el receptor de la pelota. Pero el detalle significativo es que lo hizo siempre de espaldas al arco adversario. Ese cuadro monocorde y reiterado de la tarde, demuestra la incomodidad que tuvo el equipo de Coyette para jugar, para expresarse colectivamente.

Ellos
Veamos la puesta de Estudiantes. Encubrió a un grupo de volantes (Vallejo, Curima, Israel Roldán, Chironi) como supuestos puntas para interrumpir la salida lateral a través de Juan Cruz González y Lazarte y la vertical mediante Mellado y, entonces, formuló un equipo corto, de posiciones cercanas y algo preciso que asfixió a Chacarita, con una salvedad y un aliado: la primera consistió en que la presión como sistema no recurrió al anticipo ofensivo y sólo se basó en no permitirle a Rivero, Oroz y Salinas darse vuelta para jugar de frente, mientras que el socio (aliado) de esta impronta fue un campo de juego áspero, con superficie rocosa y de aspecto lunar.
Bien, aquí, entonces surge una virtud implícita de Chacarita, pues al igual que lo hizo Crucero del Norte, Estudiantes alteró sin pudores su manera de jugar para neutralizar al rival.

Nosotros.
El gol del equipo de Rambert fue un rasgo genuino del partido. Sobre la banda derecha, Salinas, inquieto y mirando hacia atrás, perdió el balón y cuando llegó la pelota a Curima (en posición de extremo izquierdo retrasado), el volante advirtió a Pedro Fernández caminando hacia adelante y le pegó por sobre la posición del arquero. Pedro resbaló y eso facilitó la conversión, aunque es prudente confirmar que, al caer el arquero, la pelota ya estaba en el aire.
En ese primer tiempo, Chacarita giró sobre un comienzo formidable de Mellado. Cuando el sistema lo protege en sus laterales (Oroz y Rivero como internos) y Re comanda la salida lineal de su defensa para provocar el fuera de juego y cuidar la espalda de Miguel, sucede lo previsible: un jugador de su categoría limita los metros recorridos y luego multiplica su rendimiento, porque prioriza el uso de la pelota por sobre la ocupación en la marca.
Algún descuido a su espalda y en la vuelta defensiva, condicionaron a Chacarita, que sufrió por la pérdida paulatina de todos sus circuitos de juego. Aun así, Casa en dos oportunidades y Oroz pudieron abrir el partido, mientras el adversario contó con un puñado de posibilidades, tras dos tiros oblicuos, los cuales se fueron anchos sobre el segundo palo de Fernández.

¿Quién?  
Cuestionamiento: ¿quién domina el juego?, ¿el que equipo que tiene más posesión de la pelota o el que obliga al adversario a jugar dónde más le conviene? La primera posibilidad es toda una definición de la mejor cepa de este Chacarita. La otra, acaso, lo es de lo utilitario del sistema de Estudiantes. Pues bien, habrá que ser explícito: el mérito del rival es haber obligado al equipo de San Martín a jugar el encuentro que más le atrajo, relacionado con la lectura pragmática de convertir, achicar hacia atrás y esperar en un espacio comprimido de 30 metros para contragolpear.
El segundo tiempo fue, al menos, curioso. Coyette decidió prescindir de la mitad de la cancha, quitó a Rivero del partido, duplicó el posteo ofensivo en el centro de la defensa de Estudiantes (Salinas-Jonathan Rodríguez) y cambió a Matías González por Barrera. Lo que parece todo un riesgo (afirmar que se renunció al centro del campo) es una certeza: Chacarita quedó uno contra uno en el fondo, sufrió por la vuelta defensiva, perdió la distancia en el retroceso, quedó expuesto en varias oportunidades y saltó líneas dividiendo el balón cerca del arco de Brasca.
Empató, luego de una pelota cruzada de izquierda a derecha de Barrera, que Casa devolvió al medio del área para que convierta Salinas. En esa jugada, hay una virtud de Jonathan Rodríguez (tiene una excelente compresión del juego de pivote, tanto de espaldas como de frente), quien entorpeció a la defensa local para facilitarle el remate final a Rodrigo.

Virtudes
Es verdad, es difícil ganarle a Chacarita. Por varios motivos. Es el equipo que mejor interpeta el juego en la categoría, obliga a los adversarios a cambiar sus formas para neutralizarlo y cuenta con un estupendo sentido de la solidaridad y una actitud colectiva que está por encima de cualquier virtud futbolera.
También es comprensible que la conducta de su entrenador en el segundo tiempo, priorizando el empate ante cualquier costo defensivo será advertida, pero de aquí surge una interpretación notable, porque el sistema, aún tan imperfecto en su funcionamiento como se lo vio hoy, guarda un axioma inalterable: para jugar como lo hace Chacarita, se deben tomar más riesgos que cuidados. Esta es la columna conceptual granítica, desde donde se sostiene lo mejor de nuestro equipo, que es la idea.

Es posible acordar hoy, frente al equipo de San Luis, sobre una expresión irregular, observada por los rivales, analizada y detenida en su funcionamiento, pero será un error no advertir un aprendizaje: este Chacarita le devolvió al fútbol funebrero el protagonismo imperioso que habíamos perdido.
Nos devolvió, entonces, una bandera.
La historia nos obliga a sostenerla. 

Daniel Mancini.

2.
Síntesis.
Sportivo Estudiantes 1, Chacarita Juniors 1.

Sportivo Estudiantes. 1. Valentín Brasca; 4. Brian Acuña, 2. Leandro Corulo, 6. Marcelo Mosset, 3. Luis Olivera Moreira; 8. Mario Vallejo, 5. Jonathan Mazzola, 10. Gabriel Chironi (84´, 17. Carlos Acosta Alcántara), 9. Israel Rodán (62', 14. Daniel Quiroga); 11. Agustín Curima (67´, 15. Ignacio Jáuregui); 7. Roberto Moreira Aldana. DT. Sebastián Rambert. AC. Tomás Arrotea, Pablo Corti. PF.  Ariel Varday. Suplentes. 12. Sacha Becerra. 13. Nicoás Ortíz. 16. Brahian Cuello. 18. Leoanel Felice.

Chacarita Juniors. 1. Pedro Fernández; 4. Juan Cruz González, 6. Germán Re, 2. Maximiliano Paredes, 3. Gabriel Lazarte; 8. Diego Rivero (62´, 18. Jonathan Rodríguez), 5. Miguel Mellado, 10. Nicolás Oroz; 7. Maximiliano Casa, 9. Rodrigo Salinas, 11. Matías González (55´, 17. Leandro Barrera). Suplentes. 12. Facundo Ferrero, 13. Gonzalo Pedrosa, 14. Daniel Ibañez. 15. Juan Ignacio Álvarez Morinigo, 16. Nahuel Menéndez. 

a.
Cuerpo Técnico del Club Atlético Chacarita Juniors. Director Técnico. Walter Coyette. Ayudante de campo. Patricio Pisano. Preparador físico. Emanuel Sánchez. Entrenador de arqueros. Marcelo Salgueiro. Jefe Médico. Doctor Enrique Oscar Iglesias. Colaboradores. Doctor Diego Eyharchet, Doctor Rodrigo Alonso. Kinesiólogos. Aníbal Parsanese, Diego Manso, Johnattan Pace. Utileros. Antonio, Algañaraz, Mario Batista. Departamento de Fútbol. Raúl Escalante. Operativo. Oscar Vázquez. Administrativo. Aníbal Vargas.

Árbitro. Diego Ceballos. Asistente 1. Mariano Altavista. Asistente 2. Juan Manuel Vázquez. 

Goles.
40´, 11. Agustín Curima (SESL); 76´, 9. Rodrigo Salinas (CHJ).

Amonestados.
83´, Jonathan Mazzola (SESL), 84´, Ignacio Jáuregui (SESL).


Estadio.
Sportivo Italiano (local Sportivo Estudiantes, San Luis).

2.
Próximo partido.
6° Fecha.
Rival. Douglas Haig..
Lugar, día y hora.
Estadio de Chacarita Juniors.
Lunes 26 de septiembre de 2016.
21.05 horas.

3.
Imagen.
Matías Princ.

X