6° FECHA (recuperada). CHACARITA JUNIORS 1, DOUGLAS HAIG 0. CONCEPTO Y SÍNTESIS


Campeonato de Primera B Nacional 2016-2017. 6° Fecha (partido recuperado).
2 de noviembre de 2016. Estadio de Chacarita Juniors.
Chacarita Juniors 1, Douglas Haig 0.

1.
Concepto.

El primer argumento para discernir luego del triunfo de Chacarita sobre Douglas Haig por 1 a 0, está constituido por la actitud del rival. Cuando un equipo usa como límite territorial el centro del campo para esperar a su adversario, prescinde de la presión alta, no anticipa y sólo toma en zona, ese equipo está asumiendo la superioridad del rival y jugando de acuerdo a lo que propone el adversario. Conclusión visible: observar que Chacarita recuperó su identidad porque Douglas le permitió salir sin obstáculos desde el fondo hacia la mitad de la cancha es limitar la comprensión de lo que sucedió, porque, acaso, parece más prudente explicar que esa supremacía tuvo un origen emocional, de concepto, antes que convertirse en futbolística.
Entonces, lo que suena como una expresión compleja, es sólo una simple trivialidad: los equipos que usan la posesión con gran sentido de la idea de juego, al adquirir su funcionamiento suelen minimizar al oponente, que asume un rol similar al de un actor de reparto, pues la primera de las ventajas que se adquieren son siempre anímicas.

4
Un puñado de conclusiones, como segunda instancia del análisis. Chacarita recuperó su funcionamiento por cuatro motivos: uno consistió en tener la posesión del balón, otro en volver a valorizar al pase como el gesto técnico más importante del juego (aunque hubo una cuota de pérdidas a observar), el tercero de los elementos surgió de la movilidad crucial de los receptores del primer pase del ataque (de Menéndez y Oroz hacia adelante) y, finalmente, se disfrutó de la consecuencia de la línea posesión-pase-movilidad, que radicó en correr más con la pelota que sin ella.
Veamos el gol de Salinas. Probablemente, luego de una circulación que fue primero frontal y luego lateral, hasta que la pelota llegó a Barrera en el extremo de la banda izquierda, quien cruzó el balón al área para la conversión de Rodrigo (otro soberbio anticipo ofensivo, ahora en el primer palo de Perafán, quebrando el eje del cuerpo para estirar el tren superior y ganar de cabeza), hayan existido diez o más toques, lo que marca el nivel de juego, la concepción del gol y, por demás, el volumen de la actuación de Chacarita.

Línea
Mediante el eje Re-Rivero se formalizó el gran equipo del torneo anterior. Frente a Douglas Haig, la reorganización colectiva giró en torno al mismo Re y a Mellado. Es recurrente lo de Miguel: reside en un estupendo caso de superación, al que se le suma su criterio para jugar a uno o dos toques, según el tránsito que haya en el centro del campo. Releva hacia atrás, decide con eficacia el lugar donde Chacarita asume la presión grupal sobre el rival y, quizá lo más expresivo, es que aparece siempre cuando el equipo se apaga o disminuye su rendimiento, a través de su alto sentido combativo.
También es reiterativo lo de Re. Sería así: Germán transmite seguridad en su expresión corporal, en su comportamiento, mientras lidera admirablemente el juego de su defensa, al tiempo que demuestra su capacidad sugiriéndole al atacante rival dónde debe ir para poder neutralizarlo (en algún pasaje del partido, Tamburelli intentó el mano a mano sobre su pierna izquierda y Re lo amuró regularmente sobre la línea, hasta desestabilizarlo).

En un contexto no tan urgente por la presión dócil de Douglas, volvió a iniciar el circuito para que el balón salga limpio hacia adelante y, también, no dudó el saltar líneas para jugar sobre la segunda pelota, cerca del lugar que ocupó Salinas.
Digámoslo de esta manera, aunque parezca pretencioso: por sus calidades, su criterio competitivo y su estabilidad emocional, Germán es, después de Fernando Gamboa, el central más brillante que tuvo Chacarita en los últimos años (hay aquí una salvedad, recordando que Gamboa jugó para el club en Primera División).

Más
Ya en el segundo tiempo, el sistema ofreció otra de sus virtudes, porque Chacarita hizo uso defensivo de la pelota. ¿Qué significa? Tener el balón, circularlo, no para atacar sino para evitar que lo haga el rival. Allí, en pleno dominio intelectual sobre Douglas, comenzamos a recuperar ciertos sabores como el aplauso cálido ante el tercer toque con destino seguro, el paladar por un juego que nunca nos será impropio, en definitiva, una identidad algo escondida, que se expresó en el final del partido, mediante un público vital, feliz, al reconocer la faena de su equipo.
Pregunta, ¿qué dejó como corolario el triunfo ante Ferro (sí, es una referencia al partido anterior). Respuesta: el valor de la practicidad, porque lo práctico es la expresión de lo posible. Bien, entre lo posible y lo óptimo, la diferencia es la confianza colectiva para ejercer una idea de juego. Por lo tanto, Chacarita (y será esta conjetura lo mejor que arrojó la noche) recuperó la confianza.
Sea por lo expresado o por la inteligencia de Salinas, o el buen partido de Juani Álvarez Morinigo o por lo que insinúa el triángulo Zuñiga-Oroz-Barrera, o por lo bien que juega sin el balón Nahuel Menéndez (tiene una dinámica física determinante) o por lo saludable de la decisión del entrenador para cambiar el modelo, cerrar el partido mediante cuatro volantes lineales o trocando a Pedrosa por Oroz, sin que nada de ese menú altere el compromiso que significa adoptar una idea y defenderla como una bandera, Chacarita desarrolló el mejor partido del campeonato, detrás de aquel primer tiempo frente a San Martín de Tucumán.

Por lo pronto, sobre los jugadores, la reflexión vuelve a Re y a Mellado. Sólo para sumar una conclusión simple: ambos, la rompieron.

Daniel Mancini.   

2.
Síntesis.

Chacarita Juniors.  1. Pedro Fernández; 4. Juan Cruz González, 6. Germán Re, 2. Brian Cucco, 3. Julio Zuñiga; 8. Nahuel Menéndez, 5. Miguel Mellado (capitán), 10. Nicolás Oroz (88´, 13. Gonzalo Pedrosa); 7. Juan Ignacio Álvarez Morinigo (80´, 15. Daniel Ibañez) 9. Rodrigo Salinas, 11. Leandro Barrera (66´, 18. Jonathan Rodríguez). Suplentes. 12. Facundo Ferrero, 13. Gonzalo Pedrosa, 14. Nahuel Tríbulo, 16. Matías González, 17. Maximiliano Casa.

a.
Cuerpo Técnico del Club Atlético Chacarita Juniors. Director Técnico. Walter Coyette. Ayudante de campo. Patricio Pisano. Preparador físico. Emanuel Sánchez. Entrenador de arqueros. Marcelo Salgueiro. Jefe Médico. Doctor Enrique Oscar Iglesias. Colaboradores. Doctor Diego Eyharchet, Doctor Rodrigo Alonso. Kinesiólogo. Aníbal Parsanese.Auxiliar de Kinesiología. Diego Manso. Masajista. Johnattan Pace. Utileros. Antonio, Algañaraz, Mario Batista. Departamento de Fútbol. Raúl Escalante. Operativo. Oscar Vázquez. Administrativo. Aníbal Vargas.

Douglas Haig. 1. Martín Perafán; 4. Mauro Bazán, 2. Leandro Giosa, 6. Franco Coria, 3. Federico Azcárate; 7. Guillermo Pereyra (50´, 17. Sebastián Grazzini), 5. Santiago Gallucchi, 8. Germán Rodríguez Rojas (73´, 18. Agustín Cabello), 11. Juan López; 10. José Tamburelli (76´, 14. Guillermo Suárez), 9. Jorge Córdoba. DT: Sergio Lippi. Suplentes. 12. Emilio Di Fulvio, 13. Fernando González, 15. Diego Levato, 16. Leonardo Villalba.

Árbitro. Pablo Díaz. Asistente 1. Manuel Sánchez. Asistente 2. Gonzalo Pedro. Cuarto árbitro. Cristian Cernadas.

Gol.
32´, 9. Rodrigo Salinas (CHJ).

Amonestados.
30´, Guillermo Pereryra (DH); 55´, Leandro Gioda (DH); 78´, Jonathan Rodríguez (CHJ); 85´, Agustín Cabello (DH); 92´, Gonzalo Pedrosa (CHJ).

3.
Próximo partido.
13° Fecha.
Lunes 7 de noviembre. 21.05
horas.
Rival. Almagro.
Estadio de Almagro.

Imagen.
Ely Martínez.

X