9° FECHA. BROWN DE ADROGUÉ 1, CHACARITA JUNIORS 2. CONCEPTO Y SÍNTESIS


Campeonato de Primera B Nacional 2016-2017. 9° Fecha.
13 de octubre de 2016. Estadio de Lorenzo Arandilla (Brown de Adrogué).
Brown de Adrogué 1, Chacarita Juniors 2.

1.
Concepto.

Definitivamente, la emoción es una ferviente enemiga del equilibrio. Por ejemplo, para dimensionar el criterio de tal afirmación, esa emoción del final, tras el triunfo de Chacarita por 2 a 1, convierte también al concepto. La observación es simple: hasta antes del empate de Jonathan Rodríguez, las conclusiones de esa derrota parcial de Chacarita sucedieron con la fluidez de una catarata: otra vez un equipo afectado, al cual el adversario le tomó con orden a los receptores de la salida desde el fondo y, posteriormente, le entorpeció el circuito de juego, evitando la conformación de tantas pequeñas sociedades como la idea de Coyette necesitaba.
Bien, hasta ahí, entonces, la repetición de un formato reiterado desde el comienzo del torneo, salvo la introducción de un cierto desorden colectivo y la aparición de un elemento insospechado: la adversidad.  

Partes
¿En qué consiste lo más grave que le puede suceder a un equipo que tiene la idea de juego de Chacarita? En realidad, la respuesta apunta a dos aspectos. El primero es no tener el balón y el segundo son las pérdidas regulares, constantes. Desde otro criterio para la formulación del concepto, el cuestionamiento requerirá saber si el equipo corrió más con la pelota que sin ella. Veamos, la falta de la posesión y el destino incierto del balón, cuando dominan la escena, confirman que el sistema se deprecia de tal manera que parece extinguirse. Y esa carencia conduce linealmente a certificar que el equipo transita más metros sin la pelota que con ella.
Todo esto conformó el dominio visual en Adrogué y, también, todo lo referido concluyó en uno de los juegos más críticos del equipo en el último tiempo.

Eje
Chacarita tiene tres ocupantes del centro del campo: Rivero, Mellado y Oroz. Para ser más concreto, allí está el eje grupal y el espacio medular de la idea. Bien, Rivero tiene un equilibrio posicional notable cuando juega de interno, aunque curse un momento errático con el balón (se debe recordar que el mejor rendimiento de Diego en Primera División en el club, sucedió cuando se manifestó como primer volante central, al lado de Ariel Rosada). Oroz guarda una concepción sofisticada del juego, aunque la afectación del sistema le haya hecho perder verticalidad y Mellado es el futbolista que, después de Pedro Fernández, más evolucionó en el tiempo en el cual Coyette entena a Chacarita. Una reflexión reiterada para Miguel: la contención lateral (Rivero y Oroz, por dentro), más la de su espalda (Re, Rosso), le achicó el espacio de maniobra, lo que ha generado dos consecuencias saludables: recorre menos metros y rinde el doble, porque juega protegido.

Balón
Ahora, sin la posesión de la pelota, ¿qué le sucede a Chacarita? Es evidente que ese eje descripto pierde su esencia y se agregan desprolijidades en el retroceso defensivo, mientras Oroz queda obligado a rodear la posición de centrocampista para tomar la pelota, circunstancia que lo aleja progresivamente del área adversaria.
Pues, entonces, sumemos: sin tener el balón, multiplicando las pérdidas promedio cuando se lo manejó, corriendo más sin la pelota que con ella, descomponiendo la vara que significa el centro del campo y quedando relegado el triunfo sobre la segunda pelota, Chacarita se convirtió en un equipo común, convencional, por momentos, menor, ante la prolijidad de un circuito virtuoso (Maidana, Nieto, Olivares, Oviedo), que dominó el juego, la territorialidad en el partido y puso mano a mano a Chávez con Fernández en un par de oportunidades, durante la segunda etapa.

Equipo
¿Será sólo una casualidad que el equipo haya producido un rendimiento con rasgos habituales entre el empate y el gol del triunfo? Claramente, no. Porque el gran mensaje que deja este triunfo (condicionado, inmerecido) es que como elemento colectivo, el grupo superó la imposición de la adversidad dentro del campo de juego (si se confirmaba la derrota, eran dos juegos consecutivos cayendo, un hecho inédito desde la llegada de Coyette) al recuperar la confianza general y luego la individual, renovando rápidamente la creencia en la idea. El gol de Oroz es una muestra prudente, pues Rodríguez llevó la jugada del centro del ataque a la izquierda, luego Salinas descargó hacia atrás a un toque y Nicolás, ubicado donde agrede y trasciende, recibió de frente al arco, abrió su pie derecho y definió apretado, por lo bajo, sobre el palo izquierdo de Ríos.

Pedro
El último párrafo es para el arquero de Chacarita. Dos instancias lo han convertido en un aporte soberbio, extraordinario. Primero su concepción de que se usa todo el cuerpo para defender el arco y, tras eso, sus decisiones. El arquero es el jugador que más relación directa tiene con el espacio y Fernández tiene tal comprensión del movimiento de su defensa, que ha logrado lo más difícil: en ese sector en el que se mueve (espacio), dar la menor cantidad de pasos posibles para achicar de frente a la jugada o en forma oblicua, por lo que es casi imposible que el adversario lo enfrente caminando. Fue la figura de la cancha, decidió correctamente cuando neutralizar el juego aéreo cruzado (al elegir con acierto, transformó una debilidad en una virtud) y, para sumarle valor cualitativo, en todos los partidos confirma que entiende claramente la idea y, por eso, explota sus atributos en el uso de los pies.
La otra observación, nace de la tarea de Marcelo Salgueiro, el entrenador de arqueros del equipo. Su trabajo y su criterio están, también, disparando el gran momento de Pedro.
Resta evaluar con objetividad, sin la afectación crucial de la emoción. Toda la posible, dominó el aire de la tarde de Adrogué.

Daniel Mancini.     

2.
Síntesis.

Chacarita Juniors. 1. Pedro Fernández; 4. Juan Cruz González (75´, 18. Jonathan Rodríguez), 6. Germán Re, 2. Federico Rosso, 3. Gabriel Lazarte; 8. Diego Rivero (capitán, 64´, 16. Nahuel Menéndez), 5. Miguel Mellado, 10. Nicolás Oroz; 7. Maximiliano Casa (57´, 17. Matías González), 9. Rodrigo Salinas, 11. Leandro Barrera. Suplentes. 12. Facundo Ferrero, 13. Maximiliano Paredes, 14. Daniel Ibañez, 15. Gonzalo Pedrosa.

a.
Cuerpo Técnico del Club Atlético Chacarita Juniors. Director Técnico. Walter Coyette. Ayudante de campo. Patricio Pisano. Preparador físico. Emanuel Sánchez. Entrenador de arqueros. Marcelo Salgueiro. Jefe Médico. Doctor Enrique Oscar Iglesias. Colaboradores. Doctor Diego Eyharchet, Doctor Rodrigo Alonso. Kinesiólogo. Aníbal Parsanese. Auxiliar de Kinesiología. Diego Manso. Masajista. Johnattan Pace. Utileros. Antonio Algañaraz, Mario Batista. Departamento de Fútbol. Raúl Escalante. Operativo. Oscar Vázquez. Administrativo. Aníbal Vargas.

Brown de Adrogué. 1. Martín Ríos, 4. Leonardo Zaragoza, 2. Joel Barbosa, 6. Guillermo Pfund, 3. Facundo Lemmo; 8. Juan Manuel Olivares (75´, 14. Ignacio Orona), 5. Adrián Maidana, 7. Lucas Oviedo, 11. Luciano Nieto (66´, 16. Enzo Trinidad) ; 10. Cristian Chávez, 9. Javier Gbres (72´, 18. Juan Manuel García). DT. Pablo Vico. Suplentes. 12. Diego Quiroz, 13. Nahuel Pereyra, 15. Joel Martínez. 17. Brian Gómez.

Árbitro. Diego Ceballos. Asistente 1. Horacio Páez. Asistente 2. José González. Cuarto árbitro. Antonio Amato.

Goles.
38´, 10. Cristian Chávez (B); 87´, 18. Jonathan Rodríguez (CHJ); 92´, 10. Nicolás Oroz (CHJ).

Amonestados.
25´, 4. Juan Cruz González (CHJ); 33´, 2. Joel Barbosa (B); 55´, 7. Maximiliano Casa (CHJ), 59´, 5. Adrián Maidana; 79´, Miguel Mellado (CHJ).

3.
Próxima fecha.
Martes 18 de octubre. 21.05 horas.
10° Fecha.
Rival. Guillermo Brown (Puerto Madryn).
Estadio de Chacarita Juniors.

4.
Imagen.
javier Correa.

Nota.
Chacarita Juniors hace público su agradecimiento a Martín Camarero, vicepresidente de Brown de Adrogué y a  Mariano Impini, Jefe de Prensa del club referido, por la atención brindada a la delegación de nuestra institución.

 

X