Una tarde feliz…

*
La resistencia requiere de esfuerzo colectivo, concentración, escaso sentido del riesgo y una correcta elección del sector del campo donde jugar el partido. El triunfo ante Los Andes fue sostenido por este puñado de criterios y por algunas sociedades aún breves que se advierten: el arquero (Bruera) y los centrales (Ledesma, Robledo), junto al medio centro (Rivero, quien ordenó con suma eficacia el retroceso defensivo para que laterales y volantes jueguen siempre detrás de la línea de la pelota); más los que tienen predisposición y coraje para el juego corto (Juani Álvarez, Juan Cruz González, Ibáñez). Es evidente que se suceden errores (la reiterada pérdida de la segunda pelota en el primer tiempo y la falta de precisión para poseerla y luego para sostenerla y circularla en esa etapa del partido), pero esta victoria y sus antecedentes (Guillermo Brown, Rafaela y el segundo tiempo ante Chicago) son el producto de lograr que Chacarita se proteja, dándole prioridad sólo a lo que es posible. En tanto, una vez más, Diego Rivero llevó al equipo a usar un espacio de terreno en el cual, aun sin tener el patrimonio del balón, pudo dominar al adversario al hacerlo jugar en el sector del campo que más le convino a Chacarita. ¡Salud, Diego!

*
Otro formidable trabajo de Ely Martínez nos permite observar el partido a través de su cámara. Esto dejo una tarde por demás feliz para Chacarita.

*
Imágenes.
Ely Martínez.